No se puede tener lleno el cerebro y vacío el corazón

La educación evoluciona poniendo el acento en el estudiante, quien es el protagonista de su propia formación integral, no tanto para modelarlo al estilo del ideal de persona que establece nuestra sociedad, sino para desarrollar todas sus potencialidades en libertad. Nuestra sociedad exige que la calidad educativa sea un objetivo cada vez más consensuado en toda la comunidad.

Desde nuestra tradición tenemos una propuesta coherente y desafiante con nuestro Sistema Penta integrado para un proyecto educativo de calidad. Nuestra Escuela “Jesús el Buen Pastor”, respetando las ideas, la filosofía y la pedagogía lasallista, se manifiesta comprometido con tal planteamiento y, en su tarea particular del camino a la excelencia, asume libre y plenamente la responsabilidad de impulsar una enseñanza, donde todas las acciones, los procesos, los convenios y las proyecciones fomenten el deseo de aprender, el ansia y la alegría de conocer el esfuerzo y el trabajo, del buen hacer, con miras a construir una sociedad más justa y comprometida con su desarrollo.

Estilo Pedagógico

Renovamos nuestra metodología basada en criterios que buscan la excelencia educativa, la atención a la diversidad, el rigor científico, el trabajo cooperativo, la autonomía responsable, la sintonía con los avances tecnológicos y medios didácticos más eficaces.

Ayudamos, mediante la reflexión diaria, a percibir los cambios con sentido crítico, para saber descubrir los valores que encierra esta sociedad pluricultural.

Potenciamos el uso formativo de los medios de comunicación, del tiempo libre, de la práctica del deporte, de la organización de grupos, dando cauce al ocio, compromiso social y espiritualidad.

Entendemos los procesos de evaluación de los resultados académicos y formativos como un medio de diálogo, comprensión, formación y mejora continua de la práctica educativa.

Regresar